Sal de Aquí

Fernando, que ya estaba loco por los productos de excepción mucho antes de hacerse cargo de todo esto, conoció a Martín Moroni hace unos años, a través de la Casa de Chubut, en una presentación de productos. Martín, aficionado al surf como lo son todos aquellos que se bañan desde niños en el Atlántico, había visto que algo curioso se formaba encima de las rocas cuando se iba el agua y se filtraba la sal. Eran unas escamas de sal, que recogía de vez en cuando y se las llevaba a casa para cocinar. Era puro. Años después sigue sin haber nada en cincuenta kilómetros a la redonda pero Martín hizo caso a quien le dijo eso que tienes entre manos es oro. Recogen el agua a ciento cuarenta kilómetros de la desembocadura del río Chubut y en la nueva planta la procesan, la secan y hacen magia. Es impensable que algo como la sal pueda ser tan rico, tan sabroso, tan impresionante. Que haya sal que de tanto valor a un plato es impagable.
Cuando la gente lo ve no entiende, o lo entiende mal. No señora, ni Sel de Guerande, ni Maldon Salt. Esto son Cristales de Sal Marina Patagónica. Y nosotros lo vimos primero.

Publicités
Comments
One Response to “Sal de Aquí”
  1. Iris dit :

    Buenísimo Martín. Te felicito por tu empeño y dedicación para lograr tu meta. Cariños Iris

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :